Blog

Blog escoles.barcelona

En el blog trataremos temas de educación y crianza, con la ayuda de profesionales del sector.

Volver a empezar

Volver a empezar después de las vacaciones cuesta. Arrastramos sueño porque todavía vamos con el horario veraniego, sentimos que nos falta tiempo libre, el tiempo que hasta hace pocos días no dedicábamos a trabajar, y por si esto fuera poco, parece que los días empiezan a hacerse más cortos poquito a poco y como te descuides, pronto estarás pensando en la Navidad. ¿Les cuesta también a los más pequeños? Por supuesto. A continuación encontraréis algunas cosas a tener en cuenta para acompañarles en este proceso y aligerarles un poco el estrés de la vuelta al cole.
 
  • Los niños son especialmente vulnerables al cambio de horario y de rutina. Conviene recuperar el horario del curso escolar cuando todavía se esté de vacaciones. La semana antes adelantar la hora de irse a la cama, que las comidas empiecen a ser más regulares, etc. Relajadamente, pero anticiparnos un poco al primer día.

  • Tres meses en el universo infantil son mucho tiempo. Tratar el tema de la vuelta al cole con los niños antes de que llegue el día es necesario pero, ¿cuándo y cómo empezar a sacar el tema?

  • No es buena idea a 20 de agosto entre ola y zambullido decirle: “pronto vuelves al cole, eh? ¿Tienes ganas?” Naturalidad ante todo. No hagamos el problema antes de que surja. De hecho para algunos niños la vuelta al cole no es nada traumática.

  • Está bien comentarle que mamá y papá también empezarán a trabajar, pero cuidado con hacerle partícipe del palo que te hace a ti volver al trabajo. Evita repetir cada día en el desayuno frases tipo: “con lo bien que estamos durmiendo hasta tarde ¿verdad?” o “A mí también me encantaba ir a la piscina pero ya no podremos ir más”.

  • Una buena anticipación sería como muy pronto dos semanas antes de que empiece el curso, hablándole de aquellas cosas que sí le gustan del cole, explicándole las novedades que habrá en el nuevo curso, aquello que sucederá, etc.

  • En este sentido también puede ayudar preparar algunas cosas con ellos: elegir una nueva mochila, comprar algo de ropa. También quedar con algún amigo del cole o ir a jugar al parque donde soléis ir durante el curso.

  • Finalmente, recomiendo que intentéis desmontar al máximo la asociación de temporada cole = aburrimiento, y esto está en vuestras manos. Una vez empiece el nuevo curso, no te dejes llevar por tu depresión postvacacional, líbrate de la rutina trabajo-cole-casa. Es necesario continuar dedicando algunas tardes y los fines de semana a actividades divertidas. Aunque a veces nos pueda el cansancio, ¡que no termine la fiesta!

 

*Podéis contactar con Clara Garcia Blanch en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

Etiquetado en:
Calificar el artículo:
Continuar Leyendo
6139 Visto
0 Comentarios

Vacaciones de verano: cómo convertirlas en un tiempo sano en familia

El verano ya llegó y con él las vacaciones, al menos para los más pequeños. Cuando termina el cole surge la pregunta: ¿qué hacemos con el tiempo libre de nuestros hijos? Hay que considerar dos aspectos: la conciliación (qué decidimos que hagan los niños mientras los adultos estamos trabajando), y el tiempo en familia (qué decidimos que hagan los niños cuando nosotros estamos con ellos).  En este post voy a ocuparme del segundo aspecto, dando algunos consejos prácticos para lograr un tiempo sano en familia.

  • Tiempos: la familia es un equipo integrado por miembros con mucho en común pero  distintos entre sí. Intentad respetar los tiempos de cada miembro de la familia. Que a nadie le falte un rato de diversión, que haya ocasiones de disfrutar para cada miembro de la familia, no siempre para uno de los hermanos porque tiene peor carácter, o para la madre porque trabaja mucho, etc.

  • Planificación: improvisar relaja y es propio de las vacaciones, pero organizar un poco el día puede ayudar a sentir que lo hemos aprovechado mejor y disfrutarlo más. A partir de cierta edad (5 o 6 años) la planificación puede hacerse con la participación de los niños y decidir juntos algunas de las actividades del día: ¿qué nos apetece hacer hoy? No hace falta hacer siempre lo que el niño pida, simplemente incluirlo en la conversación.

  • Equilibrio: como madres y padres de vacaciones, los hay que se exigen mucho y los hay que se exigen poco.

  • Para los muy exigentes: cuidado con montar un casal de verano en tu casa y colmar el día de actividades extraordinarias, para luego llegar al 15 de agosto muriéndote de ganas de volver al trabajo. Tus hijos no te lo agradecerán, y tu organismo tampoco. Acéptalo, no te gusta el zoo. A lo mejor no es la actividad semanal ideal para tu familia. Con que vayas de vez en cuando es suficiente.

  • Para los poco exigentes: el dejarles demasiado tiempo libre sin ninguna directriz ni plan os va a pasar factura. Si bien el aburrirse de vez en cuando no es malo para nadie, una actitud de cansancio y hastío no aporta nada bueno en tu tiempo veraniego familiar. Acéptalo, tienes que ir al zoo, al menos una vez y con alegría.

  • Rutina: no perder del todo una rutina os ayudará a pasar buenas noches y no alterar tanto a los niños. Es muy difícil que durante las vacaciones los horarios no cambien, pero conviene establecer una mínima rutina con la hora de acostarse, levantarse, y también en las comidas. Seguramente todo se retrasará como 2 horas, no es un problema siempre y cuando este retraso no sea intermitente.

  • Creatividad: disfrutad de los pequeños momentos del día a día con tranquilidad. Algo cotidiano como un desayuno se puede transformar con un poco de imaginación y el tiempo que nos dan las vacaciones en un rato extraordinario.

*Podéis contactar con Clara Garcia Blanch en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

Calificar el artículo:
Continuar Leyendo
5302 Visto
0 Comentarios

Grupos de padres y madres de WhatsApp: cómo prevenir algunos peligros

- ¿Alguien me puede decir los deberes de hoy? Mi hijo no lleva nada en la agenda…(emoticonos variados)

- ¿Alguien me puede mandar una foto del libro de mates pág 64 ej 2?

- ¿A vosotros también os pone en la agenda que mañana hay que traer un compás?

- ¿Alguno ha tenido ya reunión con la tutora? A nosotros todavía no nos han dicho nada…

La lista de guiones podría ocupar todo el post. A pesar de los infinitos mensajes en el grupo y las quejas que suscita, todo el mundo está en él, no sea que nos vayamos a perder…¿el qué?

- El primer consejo es precisamente éste: plantéate qué función tiene estar en ese grupo.

- Si lo haces porque tu hijo no lleva nunca los deberes apuntados en la agenda, am menudo se olvida los libros, o la chaqueta…el grupo de WhatsApp no es tu solución. Habla con él y con la tutora de sus despistes. Ayúdale a organizarse y buscad juntos maneras de solucionar los problemas de cada tarde.

- Si lo haces porque tu hijo no te cuenta nada de lo que ha hecho en el cole y tú te quieres enterar. A través del grupo te enterarás de lo que ha sucedido según la experiencia de los hijos de los demás. Puede ser práctico para enterarte de según qué cosas, normalmente superfluas, pero no te servirá para acercarte a tu hijo y saber cómo fue su día. Si nos limitamos a preguntarle “qué tal hoy en el cole”, lo más normal será recibir un seco “bien” por respuesta. Juega con él cada tarde en lugar de limitarte a preguntar, ya verás cómo poco a poco irá soltando algo sobre su día en el cole, si no explícitamente, a través del juego.

- Porque quieres integrarte. Bueno, puede servir. Sirve más charlar a la salida del cole, o en el parque, pero sí podría ser un motivo con sentido. El grupo de padres y madres es para vosotros, porque a vosotros os gusta, os interesa, os da pereza salir de él o decir que no, etc. Hay que tener claro que no tiene ningún fin educativo, aunque la causa de que exista sea que vuestro hijo va al cole.

A nivel más práctico si no quieres renunciar a él, qué NO hacer:

- Criticar. Huye de las indirectas sobre algún maestro como huías antes del chismorreo en el parque. No alientes rumores.

- Sentirte responsable de responder todas las preguntas que se hacen. De la misma forma que tú has logrado enterarte de qué color tiene que ser la camiseta para el concierto de mañana, el resto también puede hacerlo.

- Solucionar los problemas de tu hijo. Llevas años repitiéndole que los conflictos se resuelven hablando, y WhatsApp no cuenta como hablar. Además, en la solución de un conflicto entre niños, ¡tienen que estar los niños! Finalmente, lo que sucede en el cole, se debería poder resolver en el cole.

- No lo uses contra el aburrimiento. Mejor escribe a un amigo, lee un libro y habla con los que tengas delante, que probablemente sean tu familia.

*Podéis contactar con Clara Garcia Blanch en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

Calificar el artículo:
Continuar Leyendo
5103 Visto
1 Comentario

Ocho claves para poner límites

Marcar límites a nuestro hijo es una forma más de expresar que le queremos y que estamos cuidando de él, ya que los límites nos orientan y nos dan seguridad. Para marcar un límite hay que estar convencido, porque no siempre es fácil y conviene hacerlo de forma clara. ¿Cómo lograrlo?

  • Tenemos que estar preparados para mantenerlo, pase lo que pase. Una vez se nos escape de la boca el apaga la tele ya, no hay vuelta atrás. Podemos negociar los típicos 5 minutos, pero no deberíamos permitir que se conviertan en 30. Primero porque si es así, mejor te hubieras callado dejándole mirar la tele media hora más, ahorrándote de paso la pataleta que te has tenido que comer. En segundo lugar, porque das a entender que el límite que marcas no debe ser tenido en cuenta.
  • Cuando ante el límite marcado nos contestan: ¡NO¡, es de gran ayuda exponer las consecuencias que puede conllevar no cumplir con el límite: hoy a la hora de cenar no podrás ver ningún capítulo (continuando con el ejemplo de apagar la tele). Hay niños que funcionan mejor a nivel verbal, cuando se les explica una posible consecuencia, mientras que otros en cambio necesitan que el límite sea marcado tajantemente (que vayas tú y apagues la tele).
  • Anticipar el límite funciona muy bien: recuerda que cuando termine este episodio tendremos que apagar la tele para ir a la ducha.
  • Es muy tentador no intervenir para ahorrarnos una pataleta. En estos casos, plantearos lo importante y prioritario para vosotros y cumplid siempre con lo que os hayáis propuesto.
  • No se trata de mantener el límite sólo en el momento en que se marca, si no siempre que se dé la misma circunstancia. Si algunos días permitís que vea según qué programa y otros no en función de vuestro cansancio o humor, mejor dejad que lo mire siempre. Los límites “intermitente” son un peligro, generan desorientación e inseguridad.
  • A partir de los 6 años más o menos, muchos niños comienzan a exigir explicaciones concretas antes de cumplir con el límite que se les marca, siempre cuestionado. Como ya comentamos en el post sobre castigos, no es necesario dar siempre una explicación: primero porque hay motivos que el niño todavía no puede entender, y segundo porque es positivo aprender que hay cosas que no tienen explicación alguna.
  • Un límite no tiene por qué ser una prohibición o una negación. De hecho, como su nombre indica, es el establecimiento de un marco, unos bordes, una frontera. Limitar significa marcar el terreno por el que los niños transitan, explorando y experimentando, para que puedan aprovechar y gozar al máximo de lo que este terreno les ofrece, con seguridad y confort.
  • Finalmente, si eres de los que piensa que los límites no son buenos, ten en cuenta que no podrás librarte de ellos. ¡La vida está llena de límites! Y además habrá situaciones en las que no tendrás más remedio que intervenir: cuando tu hijo se ponga a sí mismo en peligro, o cuando no respete a los demás. No marcar ningún límite, es tan inadecuado como imposible.

  *Podéis contactar con Clara Garcia Blanch en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo..

 

Calificar el artículo:
Continuar Leyendo
6752 Visto
1 Comentario

¿Cuál es el mejor colegio para mi hijo?

 

Dudas, pánico, estrés, foros, chats de madres o charlas en el parque. Sí, ha llegado. Empieza la época en que padres y madres estamos ansiosos y preocupados por elegir la mejor escuela para nuestros hijos. Y, como padres, nos inunda una enorme responsabilidad ante esta decisión.

Elegir el mejor centro educativo no es una tarea fácil. A parte del dichoso orden de inscripción y de los tormentosos sorteos para entrar en la escuela deseada, que no depende de nosotros, también nos preocupan otras cuestiones que van  a hacer decantar la balanza hacia un centro u otro.

No existe ninguna ecuación mágica que nos ayude a resolver este rompecabezas sobre la elección del centro. Pero sin duda, nosotros, los padres, debemos tomar esta decisión.

Para empezar intentaremos hacer la pregunta correcta para poder obtener la respuesta más adecuada, y así tomar la mejor decisión. Hacerse la pregunta correcta es esencial para el día a día y, sobretodo, para la toma de decisiones.

¿Cuál es el mejor colegio? versus ¿Cuál es el mejor colegio para mi hijo?. La primera pregunta parece fácil de responder. Existen páginas especializadas en hacer ránkings de centros educativos según diferentes variables: qué centro tiene mejores resultados en matemáticas, en lenguas, en ciencias, en sus instalaciones, etc… Pero no siempre la “mejor escuela”, con los mejores resultados, es la mejor escuela para nuestros hijos.  Debemos pensar en las prioridades y expectativas que tenemos como padres ante la educación de nuestros hijos.

No se trata de pensar en si queremos un hijo cirujano o arquitecto. Se trata de tener una visión general e integral de la persona en la que queremos que se convierta. Pero todo ello no depende única y exclusivamente de la escuela. Debemos entender la escuela como una prolongación de nuestra casa. En una prolongación de los valores que queremos transmitir a nuestros hijos. De este modo quizás nos es más fácil centrarnos en cuál va a ser la mejor escuela para nuestro hij@.

Así podremos determinar si queremos llevar a nuestro hijo a un colegio de élite, a uno religioso, a uno bilingüe, a una escuela pública o a un colegio especializado en música. No podemos olvidar que el colegio proporcionará a nuestros hijos herramientas importantes en su desarrollo, en su autonomía, en su personalidad y en sus saberes. Por eso es también importante decidir si el centro que elegimos está o no cerca de nuestro hogar. Si el centro está a dos horas de nuestra casa es probable que el descanso de nuestros hijos se vea alterado y, en consecuencia, los resultados también se vean afectados.

Por todo ello propongo algunos puntos a tener en cuenta a la hora de elegir el mejor centro para nuestro hijo.

  • COLEGIO PÚBLICO, CONCERTADO O PRIVADO.

Muchos padres empezamos la selección en base a este criterio.

Los colegios públicos son centros laicos financiados y gestionados por el gobierno con ayuda de las administraciones de cada zona. Suelen ser escuelas desde p3 hasta 6º de primaria. Más tarde los alumnos accederán al instituto. Las plazas suelen ser limitadas, y para acceder a ellas se deben cumplir una serie de requisitos propuestos por la administración (cercanía de la vivienda, número de hermanos, etc). Por lo tanto los padres podemos presentar la solicitud pero no por ello se garantiza una plaza. Ante igualdad de condiciones, si las solicitudes superan a las vacantes las plazas se otorgarán por sorteo.

Los colegios concertados son de titularidad privada pero con fondos públicos. Tienen cierta libertad en la gestión del centro y de sus trabajadores, pero deben cumplir algunos requisitos establecidos por el gobierno. Generalmente suelen tener todos los niveles del sistema educativo: desde educación infantil, primaria, secundaria hasta el bachillerato. Dado que su financiación es parcialmente pública el acceso a los centros concertados, actualmente en Cataluña, también se basa en el sistema de sorteo de plazas, como en la escuela pública.

Los colegios privados son una empresa privada financiada por los padres de los alumnos. Por ello tienen libertad de gestión, y cierta libertad en el currículum, dentro de los límites establecidos por el gobierno. Suelen impartir también todos los niveles académicos.  El acceso y el límite de plazas viene determinado por los criterios de la misma escuela.

  • VISITAR VARIOS CENTROS.

Debemos hacer una lista de los colegios que queremos visitar. Una vez en ellos fijarnos no sólo en sus instalaciones, en el comedor, en las mesas o en las aulas, sino prestar especial atención en el clima que encontramos en el centro. Me refiero a si las paredes están decoradas con trabajos de los alumn@s, a las explicaciones de los profesores o a las actividades que proponen. Todo detalle cuenta. También es interesante fijarse en cómo reciben o despiden los profesores a los alumnos, el tipo de familias que encontramos en las salidas, los horarios de tutorías con los padres, las actividades extraescolares o la conexión con el barrio. Esos pequeños detalles que a menudo pasan desapercibidos pero que son fundamentales. Debemos pretender que la escuela forme a nuestros hijos a un nivel integral como personas. Atendiendo a la parte ética (valores como el respeto, la solidaridad, la tolerancia), académica, afectiva/emocional (autoconocimiento, autoaceptación, sensibilidad) y a la parte trascendente (espiritualidad).

  • CARÁCTER DEL CENTRO.

El centro escolar al que irá su hijo tendrá un carácter determinado y determinante. Debemos tener en cuenta las cuestiones propias del centro y ver si éste se adecúa a la personalidad de nuestro hij@ y a nuestros principios.

  • El ideario del centro. Es importante que la ideología del centro coincida con la nuestra. Si no queremos que nuestro hijo/a estudie religión lo más seguro es que no lo llevemos a un centro religioso.

  • Las extraescolares. Las extraescolares suelen pasar desapercibidas, pero no olvidemos que debemos tenerlas en cuenta y entenderlas como una formación complementaria. Natación, ajedrez, lectura, idiomas, música o baile pueden interesar a nuestros hijos y debemos decidir, con ellos, si puede ser una actividad complementaria a su formación.

  • Departamento de orientación. Que la escuela tenga un gabinete psicopedagógico es importante para detectar y ayudar en el caso de que nuestro hij@ pueda necesitar alguna ayuda puntual o permanente en su formación.

  • Proyecto educativo. Saber cómo se transmiten los conocimientos en la escuela es importante. Qué metodologías utilizan para el desarrollo de las actividades académicas y qué técnicas utilizan para motivar a los alumnos.

  • Nivel educativo. La opinión de otros padres es interesante conocerla. Las asociaciones de padres de algunas escuelas están perfectamente integradas en las jornadas de puertas abiertas y podemos acceder fácilmente a sus experiencias. Las pruebas de 6º de primaria o los resultados de selectividad también pueden darnos algunas informaciones académicas.

  • Horarios. Informarnos de los horarios del centro es importante para la organización familiar y del alumno. Saber si existe una aula de acogida para las mañanas o un espacio de estudio para las salidas nos ayudará a organizarnos.

  • Cercanía. Tener la escuela cerca es importante para la economía temporal familiar y las relaciones sociales que pueda establecer nuestro hij@. Es importante contemplar el tiempo de descanso y los espacios de juego y de estudio.

Todas estas cuestiones aquí planteadas pueden ayudarnos a realizar un esquema mental en el momento en que vayamos a tomar la decisión de escoger un centro u otro para nuestro hijo/a. De todas formas, no olvidéis que si el centro educativo no os ofrece aquello que parecía siempre podéis acceder a otro centro. Las decisiones que tomemos siempre van a ser las que creemos mejor para nuestros pequeños. Todas las escuelas son buenas; nuestro trabajo es intentar encontrar la que mejor se adapta a las características de nuestros hij@s. Pero debemos tener siempre presente que la educación más importante es la que podamos ofrecer nosotros en casa.

*Podéis contactar con Irina Miracle en Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Calificar el artículo:
Continuar Leyendo
7978 Visto
4 Comentarios

Buscar en el blog

Archivo de Blog

Artículos más populares

Últimos Comentarios

Radón Alfa ¿Cuál es el mejor colegio para mi hijo?
18 Julio 2019
Es interesante saber si los colegios también están cumplen la normativa vigente sobre el análisis y ...
sofia ¿Cuál es el mejor colegio para mi hijo?
31 Agosto 2018
Buenas tardes , me podria brindar nombre de colegios especializados para niño de primaria con tdh, ...
Silvia ¿Cuál es el mejor colegio para mi hijo?
20 Junio 2018
Me gustaria saber qeu colegios de secundaria me recomiendan para niños con dislexia. Vivimos en barc...
Assump Grupos de padres y madres de WhatsApp: cómo prevenir algunos peligros
01 Mayo 2017
Boníssim i molt real aquest article! Cinc estrelles (m'he equivocat al marcar la icona d les estrell...
juan pepe perez Las expectativas hacia el futuro de los adolescentes, en el programa de Jordi Évole
26 Abril 2017
esto es una mrd no entiendoo

Nosotros

Escoles.barcelona es un directorio de parvularios, colegios e institutos (públicos y privados-concertados) de Barcelona.

Nuestra misión es ayudarte a elegir el mejor colegio para tus hijos, con información detallada de cada centro y valoraciones hechas por personas como tú.

Últimos Posts

12 Septiembre 2017
Rate this blog entry:

Sigue informado

Apúntate y recibe todas las novedades en tu mail.